(81)88880867 | (81)88880866

Los atletas que practican deportes de contacto son muy susceptibles a sufrir una contusión muscular (también conocida como hematoma muscular). Un hematoma es un acumulo de sangre en algún sitio anatómico. En el caso de las contusiones musculares, el acumulo de sangre tiene lugar en los músculos.


Causas


Las contusiones suelen producirse al sufrir un traumatismo directo o repetido de un objeto romo sobre un músculo, produciendo daño de las fibras musculares y el tejido conjuntivo subyacentes, sin producir la ruptura de la integridad de la piel. Al lesionarse estas fibras musculares ocurre de forma simultanea la ruptura de vasos sanguíneos de la región afectada, produciendo la extravasación y el acúmulo de sangre en el músculo.


Cuadro clínico


Los signos y síntomas más comunes de una contusión muscular son:

  • Dolor e inflamación en la región afectada
  • Limitación de la movilidad en las articulaciones cercanas a la zona lesionada
  • Sensación de debilidad muscular o de contractura muscular
  • Palpación de una tumoración o bulto en el músculo afectado
  • Cambio de color de la piel, pudiendo aparecer moretones en la zona del traumatismo
  • Pueden existir lesiones asociadas (fracturas, luxaciones, esguinces, desgarros musculares, etc.)
  • En casos severos, la inflamación y el sangrado intensos pueden conducir al shock

Examen físico


Después de hablar sobre sus antecedentes personales, su ortopedista le preguntará qué síntomas tiene y desde cuando los presenta, si sufrió alguna lesión o si la asocia con algún traumatismo reciente en la región afectada.

Posteriormente, su ortopedista examinará la región afectada, en busca de moretones o indicios de algún traumatismo directo. Después palpará la zona afectada en busca de puntos dolorosos o alguna otra alteración. Su ortopedista también podría realizar algunas maniobras diagnósticas, que ayudarán a realizar un mejor diagnóstico diferencial.


Estudios complementarios


Los estudios de imagen, como el ultrasonido, la resonancia magnética y la tomografía computarizada, son de utilidad para valorar la presencia de edema e inflamación en sus músculos, así como la presencia de lesiones asociadas en huesos o articulaciones cercanas a la zona del traumatismo.


Tratamiento


Para controlar el dolor, el sangrado y la inflamación de la zona afectada se recomienda utilizar el protocolo RICE:

  • Rest: descanso de la actividad deportiva para evitar lesiones adicionales. Usted podría requerir del uso de muletas para permitir el reposo de la extremidad afectada.
  • Ice: aplicar hielo a la zona lesionada durante 20 minutos para reducir la hinchazón.
  • Compression: Aplicar un vendaje en la zona afectada que ayude a disminuir la hinchazón.
  • Elevation: Eleve la muñeca lesionada por encima del nivel del corazón. Esto ayuda a disminuir la hinchazón.

La mayoría de los atletas con contusiones musculares mejoran con estas medidas. Su ortopedista podría recetarle un analgésico como el ibuprofeno o naproxeno para ayudar a disminuir el dolor.

Si usted tiene un hematoma de gran tamaño que no se reabsorbe después del paso de algunos días, su ortopedista podría optar por drenarlo quirúrgicamente para acelerar la cicatrización de los tejidos lesionados.


Rehabilitación


Después de que la inflamación haya disminuido lo suficiente, su ortopedista podría indicarle algunas medidas para comenzar su periodo de rehabilitación. En este periodo se aumentará de forma progresiva la carga de trabajo a la región afectada, evitando la sobrecarga de trabajo para prevenir complicaciones.

La mayoría de los pacientes se recuperan de forma satisfactoria de una contusión muscular, permitiendo el retorno a las actividades deportivas previas a la lesión.