(81)88880867 | (81)88880866

Con el paso de los años, los huesos se vuelven más frágiles, disminuyendo su resistencia a cargas mecánicas que normalmente soportaría un hueso sano en un adulto joven. Esto se conoce como osteoporosis. La osteoporosis suele desarrollarse de forma silenciosa y progresiva con el paso de los años, manifestándose hasta el momento en el que un hueso se fractura con facilidad.

Las fracturas por la osteoporosis se presentan con mayor frecuencia en la columna vertebral. Estas fracturas, llamadas fracturas vertebrales por compresión, ocurren en casi 700,000 pacientes cada año y son casi dos veces más comunes que otras fracturas, como las de caderas y radio distal.

Aunque la osteoporosis es una causa frecuente de fracturas vertebrales por compresión, no todas las fracturas vertebrales por compresión se deben a la osteoporosis.


Anatomía


La columna vertebral está conformada por vértebras, huesos en forma de cubo que se apilan uno encima de otro, sirviendo como estructura de soporte para el cuerpo. Entre vértebra y vértebra se encuentran los discos intervertebrales, estructuras que ayudan a amortiguar la carga de peso corporal que se ejerce sobre la columna vertebral.

Los discos vertebrales están compuestos por un grueso anillo exterior de cartílago (anillo fibroso) y una sustancia interna que asemeja a un gel o pulpa (núcleo pulposo).

La columna vertebral también sirve como conducto para la médula espinal, la cual pasa a través del canal espinal, desde donde emite numerosos nervios periféricos, que inervan casi todos los órganos por debajo del cuello.


Causas


La osteoporosis es un fenómeno normal del envejecimiento. Cuando las vértebras se debilitan, pueden colapsarse y perder altura. Esto puede producir en personas de edad avanzada una reducción de la estatura o la presencia de cifosis (deformidad en la columna que se caracteriza por la presencia de una “joroba”).

Una fractura vertebral por compresión ocurre cuando se aplica demasiada carga de peso sobre una vértebra debilitada, por lo que la parte frontal de la vértebra se fractura y pierde altura. Las fracturas vertebrales por compresión suelen ser resultado de una caída, pero personas con osteoporosis pueden presentar este tipo de fracturas incluso al sentarse, toser o estornudar.


Cuadro clínico


Los signos y síntomas más comunes de una fractura vertebral son:

  • Dolor en la espalda, según la sección vertebral afectada
  • El dolor se suele presentar cerca de la zona donde ocurrió la fractura
  • El dolor aumenta o empeora con el movimiento o los cambios de posición y suele aliviarse con el reposo o al permanecer acostado
  • Pérdida de la estatura, por el colapso vertebral
  • Deformidad según la región afectada, pudiendo presentar cifosis
  • Compresión de la médula espinal o los nervios periféricos, produciendo sensación de descarga eléctrica, problemas para deambular, debilidad en las extremidades o alteraciones en la sensibilidad.

Examen físico


Después de interrogar sus antecedentes personales, su ortopedista le preguntará sus síntomas, desde cuando iniciaron, si usted sufrió algún traumatismo o caída, si tiene problemas para deambular o si presenta dolor en la espalda con algún movimiento especifico.

Posteriormente, su ortopedista examinará su espalda, palpando a lo largo de su columna en busca de puntos dolorosos. Además, le pedirá que realice ciertos movimientos para valorar la presencia de alguna lesión en su medula espinal. Valorará la sensibilidad, la fuerza muscular y los reflejos


Estudios complementarios


  • Rayos X. Las radiografías proporcionan imágenes de estructuras densas, como los huesos. Son de utilidad para valorar la presencia de una fractura vertebral por compresión.
  • Resonancia magnética. Este estudio proporciona imágenes detalladas de los tejidos blandos alrededor de una fractura vertebral (nervios y discos intervertebrales). También es de utilidad para determinar si la fractura que usted presenta es reciente o fue hace tiempo.
  • Gamagrama óseo. Una gammagrafía ósea puede detectar cualquier actividad anormal en el hueso, incluida la presencia de fracturas. También puede determinar si su fractura es aguda o crónica
  • .
  • Tomografía computarizada. Este estudio muestra imágenes más detalladas de tejidos densos, como el hueso. Es de utilidad para determinar si su fractura obstruye el canal espinal, donde se encuentran la médula espinal y las raíces nerviosas.
  • Estudios de densidad ósea. Se puede valorar la presencia y gravedad de la osteoporosis mediante una absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA o densitometría). Los resultados de la DEXA ayudan a determinar el riesgo de sufrir fracturas por fragilidad en la columna y en otros huesos de su cuerpo, así como la necesidad de iniciar el manejo farmacológico de la osteoporosis.

Tratamiento conservador


La mayoría de las personas que sufren una fractura vertebral por compresión mejora dentro de los 3 meses, aún sin tratamiento específico de la fractura.

Debido a esto, la mayoría de las ocasiones solo es necesario el reposo por un tiempo y el uso de analgésicos para el manejo del dolor. En algunos casos, puede ser de utilidad un aparato ortopédico para permitir que la fractura se cure.

Si usted presenta osteoporosis, su ortopedista le recetará una serie de medidas y medicamentos para retrasar la pérdida de la densidad mineral ósea y reducir el riesgo de fracturas en el futuro.


Tratamiento quirúrgico


La cirugía es necesaria cuando hay presencia de dolor intenso que no cede con el tratamiento conservador.

Las opciones de tratamiento quirúrgico en pacientes con fracturas vertebrales por osteoporosis son:

  • Cifoplastía. La cifoplastía consiste en la inserción de una aguja dentro de la vértebra fracturada, todo esto guiado por estudios de imagen. Posteriormente se infla un globo dentro de la vértebra, que produce un espacio dentro de la vértebra colapsada y ayuda a restablecer su altura. Por último, se retira el globo y se rellena con cemento especial el espacio producido.
  • Vertebroplastía. La vertebroplastía es una técnica similar a la cifoplastía, pero en este procedimiento, el cemento se inyecta directamente en la vértebra colapsada sin la inserción de un globo.

Su ortopedista discutirá con usted cual es el tratamiento más adecuado según sus necesidades y el tipo de fractura que usted presenta.