(81)88880867 | (81)88880866

La artritis patelofemoral es una de las principales causas de discapacidad en la población mundial. Esta enfermedad afecta la rótula, causando dolor en la parte delantera de la rodilla, además de dificultar el ponerse de rodillas o subir escaleras.


Anatomía


La rodilla es la articulación más grande de su cuerpo. Está compuesta por el extremo inferior del fémur (el hueso del muslo), el extremo superior de la tibia (el hueso más grande de la pierna) y la rótula (el hueso de la parte frontal de la rodilla).

La rótula es un hueso en forma de concha que se localiza en la parte frontal de la articulación de la rodilla. La rótula sirve como punto de inserción del tendón de los músculos de la parte delantera del muslo (músculo cuádriceps femoral) y es el punto de origen del tendón rotuliano, el cual se inserta en la parte frontal de la tibia, conformando el aparato extensor de la articulación de la rodilla. También tiene la función de proteger la articulación de la rodilla.

Ligamentos y tendones conectan los huesos de la rodilla y le dan estabilidad. Los cuatro ligamentos principales en la rodilla son los 2 ligamentos colaterales, los 2 ligamentos cruzados.

Los extremos de estos tres huesos están cubiertos de cartílago articular, una sustancia que protege y reduce la fricción de estos huesos mientras se flexional o extiende la rodilla.

La articulación de la rodilla está rodeada por una membrana, llamada membrana sinovial. Esta membrana produce el líquido sinovial, que lubrica el cartílago y reduce la fricción.


Descripción


La artritis patelofemoral se produce cuando el cartílago articular que recubre la rótula y el surco troclear del fémur se desgasta y se inflama. Cuando el cartílago se desgasta de forma severa, el hueso subyacente puede quedar expuesto, produciendo un choque entre los huesos, que se manifiesta como dolor en la rodilla.


Causas


  • Fractura de la rótula. Las fracturas de rótula suelen producir daño en el cartílago articular rotuliano. Algunas veces la superficie articular no queda completamente lisa después de que sanó la fractura, ocasionando fricción cuando la rótula se mueve por el surco troclear del fémur. Esta fricción puede producir artritis después de un tiempo.
  • Síndrome patelofemoral. El síndrome de dolor patelofemoral se caracteriza por el dolor en la parte frontal de la rodilla y alrededor de la rótula. Es conocido como "rodilla del corredor", ya que es común en personas que participan en deportes. La enfermedad es ocasionada por una mala alineación de la rótula, por desbalance de los músculos del muslo o por malformaciones en los huesos de su extremidad inferior. Esto produce estrés y desgaste en el cartílago rotuliano, que puede llevar a artritis.
  • Displasia. Se conoce como displasia a la alteración en el desarrollo normal de un tejido. En la displasia de rótula, ésta tiene una forma anormal, por lo que no encaja de forma adecuada en el surco troclear del fémur. Esto produce estrés y desgaste en el cartílago de la rótula.

Cuadro clínico


Los signos y síntomas más comunes de la artritis patelofemoral son:

  • Dolor en la parte frontal de la rodilla
  • El dolor aumenta con el movimiento y disminuye con el reposo
  • El dolor aparece a la flexoextensión de la rodilla (arrodillarse, ponerse de cuclillas, etc.)
  • Se puede percibir la sensación de crujido, tronido o crepitación
  • Problemas para la deambulación
  • Incapacidad funcional

Estudios de imagen


Rayos X. Las radiografías proporcionan imágenes de tejidos densos, como el hueso. Una radiografía será de utilidad para descartar otras causas de dolor en su rodilla.


Tratamiento conservador


El tratamiento de la artritis patelofemoral es similar al tratamiento de la artritis de rodilla. La mayoría de los casos se pueden tratar de forma conservadora. Las opciones de tratamiento conservador son:

  • Modificación de la actividad. En muchos casos, evitar las actividades que ocasionan el dolor en su rodilla (subir escaleras, arrodillarse) ayudará a controlar el dolor.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Medicamentos como la aspirina, el naproxeno y el ibuprofeno ayudan a disminuir el dolor y la inflamación en su rodilla.
  • Ejercicio. El ejercicio regular puede disminuir la rigidez y fortalecer los músculos alrededor de su rodilla. Se recomienda realizar actividades de bajo impacto para reducir el estrés en la rodilla. Caminar y nadar son actividades de bajo impacto que se suelen recomendar.
  • Pérdida de peso. Si usted tiene sobrepeso u obesidad, perder peso puede reducir el estrés en su rodilla. Esto ayuda a reducir el desgaste articular y el dolor en la rodilla.
  • Terapia física. Ejercicios administrados por un fisioterapeuta le ayudarán a mejorar el rango de movimiento en su rodilla. Los ejercicios para fortalecer el músculo cuádriceps femoral le ayudarán a reducir el estrés excesivo sobre su rótula cuando extienda la rodilla.
  • Inyecciones de esteroides. La cortisona es un antiinflamatorio muy potente que puede ser inyectado en la rodilla, ayudando a reducir la inflamación y el dolor.
  • Viscosuplementación. Consiste en inyectar algunos tipos de sustancias en la articulación de la rodilla para mejorar la calidad del líquido articular.

Tratamiento quirúrgico


La cirugía en la artritis patelofemoral es necesaria cuando el tratamiento conservador no ha tenido éxito. Las opciones de tratamiento quirúrgico son:

  • Condroplastia. Este procedimiento se realiza con artroscopia, introduciendo una cámara especial e instrumentos quirúrgicos en miniatura en la su rodilla. Durante una condroplastía, su ortopedista recorta y remodela las superficies articulares irregulares, reduciendo con esto la fricción y el desgaste.
  • Realineamiento. En este procedimiento, los tejidos blandos alrededor de la rótula se tensan o aflojan para cambiar el recorrido de la rótula por el surco troclear.
  • Injerto de cartílago. Consiste en colocar un fragmento de cartílago articular sano en la superficie articular dañada. El cartílago se puede obtener de otra parte de su rodilla o en un banco de hueso y tejidos.
  • Transferencia de tuberosidad tibial. En algunos casos, puede ser necesario realinear la rótula moviendo el tendón rotuliano junto con una porción del tubérculo tibial, la prominencia ósea en la tibia. Esto permite un recorrido más adecuado de la rótula por el surco troclear, reduciendo el estrés y desgaste.
  • Reemplazo patelofemoral. Durante esta cirugía, el hueso dañado de la articulación patelofemoral es eliminado, para después ser reemplazado con implantes de metal y polietileno (plástico). Esta cirugía no puede ser realizada cuando existen datos de artritis que afectan otras partes de su rodilla. En este caso, su ortopedista podría recomendarle un reemplazo total de rodilla.